¿Pensando en organizar un viaje y de disfrutar de Praga en 3 días? La capital de la República Checa tiene un encanto especial que captura al turista desde el primer momento y le hace quedarse una y otra vez con  ganas de más. Praga es una ciudad con más de 1.000.000 habitantes y también es conocida por muchos como la Ciudad de las Cien Torres o La Ciudad Dorada.

La moneda oficial de Praga es la Corona Checa (CZK), por lo que no harás más que encontrarte por todo el centro muchas casas de cambio. Mi recomendación es que busques una en la que no se lleven comisión, así no saldrás perdiendo con el cambio. Al situarse en el centro de Europa, siendo país fronterizo de Alemania, Austria, Eslovaquia y Polonia, se convirtió en un caramelo para Hitler y fue ocupada por el ejército nazi en 1939.

Por eso mismo cuando se visita la ciudad hay muchos recuerdos de la Segunda Guerra Mundial, se trata de una ciudad marcada por el nazismo pero que sigue adelante a través del recuerdo y la ilusión de haber luchado por sus ideales. Si se pudiera definir Praga en pocas palabras, se puede decir que es una ciudad con un encanto especial, con casitas de cuento y con un aire imperial elegante y sofisticado.

Puedes dedicarle todo el tiempo del mundo a visitar Praga, pero muchas personas combinan el viajar a la ciudad con la visita de Viena o de Budapest. Si este es tu caso, no te preocupes, a continuación se explica detalladamente qué hacer en Praga en 3 días:

DÍA #1 

 

Mañana:

Imaginemos que has llegado la noche anterior y ya amenaces en Praga. Mi recomendación es que dediques la mañana a realizar el FREE TOUR de la compañía Sandemans New Europe. Este tour dura más de 3 horas y a la hora de reservar en la web podrás elegir el horario que más se adapte a tus necesidades. El tour se realiza a pie por toda la ciudad de Praga y recorre lugares tan emblemáticos como la Plaza de la Ciudad Vieja, la famosa Plaza de Wenceslao, la Universidad Carolina,  el histórico Barrio Judío entre otros lugares importantes de la ciudad de Praga. Totalmente recomendable este tour en español donde al final das el dinero que crees conveniente al guía.

A lo largo de la visita guiada te venderán otros tours como la visita al campo de deportación de Terezín o el tour del Castillo. Ambos son recomendables pero, eso sí, si decides hacer el Tour del Castillo no lo hagas el mismo día del Free Tour, pues acabarás saturado de tanta historia. Le podrás dedicar la tarde del día siguiente.

Tarde:

Después de haber picado algo en  cualquier puesto callejero de salchichas o de haber tomado un bocata cerca del río Moldava con unas increíbles vistas al Castillo de Praga,  te recomiendo que escojas aquellos lugares que más te hayan gustado durante la mañana y que te detengas a admirarlos tranquilamente y sin ningún grupo al que seguir. Muchas veces cuando se va en comitiva no te puedes detener a admirar las cosas tanto tiempo como a ti te gustaría, así que esa tarde es tu oportunidad. Disfruta del Puente Carlos, el más bonito de Praga, o relájate en la Plaza de la Ciudad Vieja donde se encuentra el Reloj Astronómico de Praga o bien siéntate en alguno de los bancos de la plaza donde los días de verano se reúnen músicos y artistas para hacer disfrutar a los viandantes.

Si queréis hacer una parada en el camino para descansar y merendar algo os recomiendo el Grand Café Orient, el único café cubista de Praga. Refleja el cubismo no sólo en su arquitectura sino también en el mobiliario, barra, sillas, vajillas y cristalería.  Cuando uno entra a este café, es como si se transportara a otra época. Las tartas y cafés están increíbles y a un precio muy asequible. ¡Merece la pena!

Cruzando la Plaza de Wenceslao, famosa por los acontecimientos vividos en ella durante la Primavera de Praga, se encuentra el Museo Nacional de Praga y la Ópera Estatal.  Para cenar toca probar un restaurante típico de la gastronomía checa.  El goulash, los dumping, el choucroute son algunos de los deliciosos manjares que se pueden probar en Sedm Konselu ubicado en Zatecka, 53/10Praga. El pato y el goulash totalmente recomendables. Sin duda un restaurante donde comer en Praga barato. 

DÍA #2 

 

Mañana:

Como a las 14:00 empieza el tour por el Castillo de Praga de la compañía Sandersmann, por la mañana se puede ir a Josefov, el Barrio Judío de Praga y visitar con detenimiento el cementerio y las seis sinagogas que lo componen. En el free tour del día anterior ya se pasó por este barrio pero solo os habrán contado la historia de todos los judíos de Praga, no habréis entrado ni al cementerio ni a las sinagogas y son lugares que siempre merecen la pena verlos.

Tarde:

A las 14:00 comienza el tour por el Castillo de Praga en la Plaza de la Ciudad Vieja que dura una 3 horas aproximadamente. Durante esas horas se explorará junto a los guías de Sandemans el barrio de  Malá Strana, donde se ubican los antiguos palacios y el famoso Castillo de Praga. La Iglesia de San Nicolás, el Puente Carlos, el Muro de John Lennon, la Catedral de San Vito, el Antiguo Palacio Real, la casa de Franz Kafka en el Callejón de Oro son algunas de las atracciones turísticas que se visitarán en este tour al Castillo de Praga.

Después de la visita guiada es recomendable bajar del castillo dando un agradable paseo y parar en algunas de las tradicionales cervecerías a tomarte una refrescante cerveza checa. La República Checa se sitúa en la primera posición del ranking mundial de consumo de cerveza per cápita, con más de 150 litros al año por persona. La cerveza Pilsen Urquell es la cerveza más conocida a nivel mundial e incluso algunos locales hacen su propia cerveza artesanal. Así que, ya sabes, en Praga la cerveza está asegurada.

Para cenar podéis picar algo en algunas de las numerosas cervecerías checas que se encuentran repartidas por la ciudad. Cerca del Castillo de Praga se encuentra la taberna medieval  U Sedmi Svabu ubicada en la calle Nerudova 31. Las paredes de esta cervecería están decoradas con armaduras y otros objetos medievales. Después del free tour no dudes en acudir a esta taberna a beber cerveza y cuando te entre el hambre pide algo de cenar. Está catalogada como una de las mejores cervecerías de Praga y además se bebe y se come a muy buen precio.  ¡No te defraudará!

DÍA #3

 

Mañana:

Una vez llegados a este momento, se pueden elegir dos opciones: bien seguir descubriendo nuevos rincones de la ciudad de Praga o bien hacer una excursión de una mañana al Campo de Concentración de Theresienstadt, más conocido como elCampo de Concentración de Terezín (pueblo donde de sitúa el campo) ubicado a 61 kilómetros al noroeste de Praga.

La mejor forma para  ir hasta  el Campo de Concentración de Terezín es en autobús, los cuales duran más o menos una hora y salen cada media hora desde la parada del metro de Nádraží Holešovice.  El campo está dividido en 2 partes: la fortaleza que fue un gueto judío y otra fortaleza que fue el campo de concentración. En esta visita se podrá imaginar durante unas horas la angustiosa vida que sufrieron  los miles de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Para aquellas personas que estén dudando entre ir o no a Terezín deben saber que no es un visita “bonita” ni agradable, pero considero que es necesaria a partir de ciertas edades. Necesaria para recordar nuestro pasado y para ayudarnos a entender hasta qué punto puede llegar la crueldad del ser humano.

Tarde:

La visita al campo se hace en unas 4-5 horas por lo que si se sale pronto por la mañana se puede estar sobre las 14:00-15:00 en Praga para comer o bien se pueden comer bocatas para el camino. Si se llega sobre esa hora y hace bueno es muy recomendable dar un paseo en barco por el río Moldava. Dependiendo del bolsillo y del tiempo del que se disponga se podrá elegir entre una compañía u otra, pero seguro que encuentras la más acertada para ti.

Como es la última noche, es recomendable cenar cerca del centro de Praga para después poder dar un bonito paseo de despedida por la Plaza de la Ciudad Vieja y sus alrededores. Cerca de la Plaza de Wenceslao se encuentra U Jindřišské věže, uno de los mejores  restaurantes donde comer barato en Praga, ubicado en la calle Jindrisska, 24. Restaurante informal donde probar losplatos típicos de la gastronomía checa. Encontrarás algún turista pero la mayoría de comensales son checos y eso siempre es una buena señal. Se pueden comer raciones muy suculentas de carnes y guisos por menos de 10 euros por persona. ¡Totalmente recomendable!

Estas son algunas de las recomendaciones sobre qué ver y hacer en Praga en 3 días. No dudes en visitar Praga en cualquier época del año, siempre estará bonita. Merece la pena escaparte mínimo 3 días para disfrutar de Praga, una ciudad que parece sacada de una cuento de hadas.

 

¡Disfruta Praga en 3 días!