Dónde comer la mejor tarta sacher de Viena, es una de las dudas que entran en cuanto comienzas a planear tu viaje. La tarta Sacher es el pastel más famoso de Viena y muy conocido internacionalmente. Son muchos los restaurantes y pastelerías de todo el mundo que elaboran esta tarta creada en el año 1832 por el entonces aprendiz de repostería, Franz Sacher.

La verdadera tarta Sacher de Viena consiste en un bizcocho de chocolate relleno de una fina capa de mermelada de albaricoque y recubierta de chocolate negro. Suele ir acompañada de una bola de nata montada. En el año 1876 fue el hijo de Franz, Eduard Sacher quien fundó el Hotel Sacher que conocemos hoy en día y donde empezó a vender la famosa Sachertorte.

Descubre a continuación dónde comer la mejor tarta Sacher de Viena:

1. Café Sacher 

Sin duda se trata de un lugar de visita obligatoria en la ciudad. En este café es donde comenzó toda la historia de la tarta Sacher y se nota tanto en su decoración como en el bolsillo, debido a que es un poco más caro que el resto de locales donde se venden la tarta, pero tampoco se sube mucho de precio.

Como pasa en la mayoría de cafés de Viena, cuando entras parece que te transportes a otro siglo donde los palacios, los camareros en frac, los buenos modales y las lámparas de araña están a la orden del día.  Sirven la tarta Sacher acompañada de nata montada y riquísimos cafés junto con un vasito de agua.

Los verdaderos amantes del chocolate debéis saber que también se puede comprar la tarta Sacher para llevar, debidamente precintada para que pueda viajar en avión y así la puedas regalar a tus familiares y amigos o directamente llevarte un pedacito de Viena a tu casa para que la puedas degustar tú solo. El Café Sacher está ubicado en la calle Philharmonikerstrasse 4. ¡Toda una delicia!

2. Café Mozart

Ubicado a unos pasos del Café Sacher y justo enfrente del museo de La Albertina que alberga una de las más extensas colecciones gráficas del mundo. Como pasa con la mayoría de edificios de Viena, quedarás impresionado con su espectacular fachada.

El Café Mozart abrió sus puertas en el año 1929 y parece que cuando entres en él sigas todavía en esa década. Tiene una terraza ideal para los días de verano, pero si duda su interior es único. Clásico, elegante, con un servicio educado, etc.,  te sentirás un poco “bicho raro” con tus ropas y modales del S.XXI, pero nada que una deliciosa tarta Sacher no pueda arreglar.

Como recomendación, si vas en un caluroso día de verano no dudes en pedir una refrescante limonada casera que la verdad es que está deliciosa. Los cafés también están muy ricos. El Apfelstrudel es otro de los postres típicos de la gastronomía austriaca y alemana por lo que puedo confirmar que también es todo un placer para el paladar. El Café Mozart se encuentra  en Albertinaplatz, 2, Viena.

3. Pastelería Demel

Es el principal competidor del Café Sacher, debido a que hace décadas ambos se vieron inmersos en una lucha por la receta y la propiedad de la tarta. Al final, en 1963 se llegó al acuerdo de que el Hotel Sacher tenía los derechos de utilizar el nombre de “Original Sacher Torte” y la pastelería Demel debía hacerlo como Eduard Sacher-Torte. 

Mi consejo es que si te quedas varios días en Viena pruebes las dos para elegir tú mismo cuál es la mejor, porque para gustos los colores. Hay gente que se decanta por las tartas Sacher de Demel pero otros consideran que las del Café Sacher son  las porciones más grandes y jugosas. Júzgalo por ti mismo. La pastelería Demel se encuentra en la calle Kohlmarkt,14, Viena.

4. Café Central

Es otro de los cafés imprescindibles de Viena donde comer la mejor tarta Sacher y otras delicatessen más. No sabrás donde elegir entre tantos cafés, pasteles, dulces y chocolates. Mi recomendación es que cada uno se pida un pastel diferente y así probáis cuantos más mejor.

El ambiente es único con un servicio educado y un pianista tocando música agradable de fondo. En este Café Central se reunían los músicos y la aristrocacia austriaca en la época dorada de Viena. ¡Totalmente recomendable! El Café Central se ubica en Herrengasse, 14, Viena.

Una curiosidad que quizá te guste aclarar antes de que viajes a Viena, es por qué ponen un vasito de agua acompañando a la taza de café. Existen varias teorías sobre esta práctica que se hace  tanto en Francia, Italia y sobre todo en Austria desde hace aproximadamente un siglo. Algunos afirman que antiguamente se utilizaba el vasito de agua para limpiar la cucharita del café y no dejarla en el plato porque quedaba poco estético.

Otra de las teorías es para los verdaderos amantes del café, que beben el vaso de agua antes de degustarlo para limpiar el paladar y disfrutarlo en todo su esplendor.  Sea cual sea el motivo, cada vez que pidáis un café en Austria te lo pondrán con vasito de agua de acompañamiento, lo que hagas con él ya es cosa tuya.

La tarta Sacher es tan famosa que los austriacos celebran cada 5 de diciembre el Día Nacional de la Tarta Sacher, así que ya tienes un acontecimiento importante más que marcar en el calendario.

 

Ahora ya sabes dónde comer la mejor tarta Sacher de Viena.

¡No puedes visitar la ciudad y no probarla!